6.7.11

La distancia puede corromperse con el poder de la mente.

en el mundo que soñé vivimos juntos
frente a una plaza alemana
que nunca vi

y mi madre es amable
y me plancha la única camisa celeste
antes de ir a trabajar

en mis sueños a mi madre
le digo "vieja"

y estoy con toda la gente que quiero
y estos son a los que quise y a los que voy a querer

en el mundo que soñé mis amigos me respetan
y yo los respeto a ellos
por lo que son.

Ya no combato,
Soy uno con mis miedos
Y eso me hace un hombre más fuerte
y sensato.

en este mundo gané una beca
que me paga para estudiar algo que
no termino de entender

y nunca me corto el pelo
y llevo la barba larga
y puedo andar descalzo sobre el
piso de cemento tibio en invierno

en el mundo que soñé el peronismo bueno
ganó la guerra.

mi viejo vive en una casa frente a la playa
y no saca fotos.
Pinta cuadros hermosos
de mujeres bronceadas y puestas de sol.

en mi sueños domino el arte supremo
del terrorismo digital
amedrento a grandes corporaciones desde las sombras

y tengo un gato
que responde al nombre de “evita
capitana”

en el mundo que soñé los que leen sus poemas como actores
están muerto
y los que se pasan el día preguntándose qué es el arte
agonizan a su lado.

en el mundo que soñé este poema nunca existió

y yo tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo
(como quedarme a ver como levantas una casa de la nada)
que sentarme a pensar cómo escribir
la poesía del futuro.

o preguntarme hasta hacerme mal
por qué lo que vemos
no es en realidad lo que está pasando.