20.7.10

Xenia, Ohio.
Hacia fines de los 70's un tornado destrozó este lugar. Había gente muerta por todos lados. Los perros se murieron. Los gatos se murieron. Las casas se partieron a la mitad y uno podía encontrar curces plateadas y cadenitas colgando de las ramas de los àrboles pelados. La gente corría con las piernas rotas y los brazos partidos asomando los huesos. Todos gritaban. Olvier encontro una pierna cercenada en su techo. Los padres de muchos murieron y fueron destrozados por el gran tornado. Vi a una chica volar por los aires -y la miré entre las piernas. No llevaba nada abajo de la pollera-. Tenía la cabeza hecha pedazos. También murieron chicos. Mi vecino murió en esa casa de allá. Le gustaba salir al jardín a andar en su bicicleta sucia o en un triciclo viejo que ya no le quedaba. Nunca encontraron su cabeza. Eso siempre me pareció gracioso.
Mucha gente murió en Xenia.

Antes de que papá se fuera al cielo tenía una caso difícil de diabetes.

1 comentario: