6.7.10

Están los que se duermen mirando canales de noticias.

I

Mis amigos
soy yo
Y ellos
son la voz de mi conciencia.


El techo de mi cuarto se cae a pedazos
muy de a poco se desmorona
arriba mío
cubriéndolo todo
con un polvillo blanco casi imperceptible cuando está aislado
pero denso y muy espeso a medida que se acumula
sobre los libros y los discos y la ropa tirada.

Pasa en cualquier momento cuando uno menos lo espera.
Es más, sospecho que realmente nunca deja de pasar.
Es mi nevada mortal personal,
mi muerte minúscula
respirandome despacio en la nuca,
goteando sobre el día a día.

En un principio
-si es que esto tiene o tuvo un principio-
uno piensa que se va a volver loco
pero con el tiempo
terminás por acostumbrarte
como a tantas otras cosas:

la TV digital,
la comida congelada
el laburo de oficina
la atención al cliente
la hiperconectividad
el exhibicionismo
la apatía
la desconfianza
etc.

la lista es larga
y densa.
El conformismo es una cosa muy jevimetal.

II

Todos mis amigos están -¿Cómo decirlo
sin que suene mal,
sin que suene a provocación berreta
de poema berreta?-
deprimidos y medicados

“Mi reino por un helicóptero y un comprimido de Rivotril
quiero salir de acá a toda costa”

III

Mis amigos
soy yo
Y ellos
son la voz de mi conciencia.


La voz de mi conciencia me dice y me dice:

-Cuidate campeón,
las chicas lindas son tumberas.
Todo eso que esconde tu cara
ellas
lo saben y lo ven.

Pero yo tengo la cabeza
llena de polvo de la muerte,
y así es difícil entender algo.

IV

La otra noche
la voz de mi conciencia
se quedó viendo películas por cable
hasta que se hizo de día.
Y después se tiro a dormir.

Cuando se despertó
ya se había hecho de noche otra vez
y afuera llovía
y hacía un poco de frío.

Y por la ventana el teléfono no dejaba de sonar
y ese sonido reverberando en el pozo de aire y luz
lo hacía sentir en el pecho algo parecido
a la soledad.

V

Cuando terminan mal
las películas románticas me deprimen
y malhumoran.

Cuando terminan bien
las películas románticas me deprimen
y malhumoran.

El amor en la pantalla es un astronauta con unas botas muy
pesadas.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como estás escribiendo, M.
    ¡Qué lindo lo de las fotos! ¿estás sacando mucho?. ¿las cargaste en algún lado? Me las imagino tan como ésta que se ve acá, y muero de curiosidad por ver otras.

    ResponderEliminar
  3. tengo algo subido acá:
    http://www.flickr.com/photos/percolateurblues

    ResponderEliminar