23.2.10

Parte I

En el jardín
las gotas se escurren
entre las ramas que cuelgan
bombardeadas por rayos de luz blanca.

Yo dejé que los animales anden sueltos
sin castrar.
Nada más precioso que la cruza en verano.

Digo esto y pienso en ellas
que bailan por ahí,
desnudas entre los árboles,
llamando a los perros y a las aves,
con los ojos negros
vueltos hacia
arriba.

Parte II

De noche
sigo teniendo pesadillas con tu novia:
sueño que me habla
y quiere brindar
conmigo.
Ella alza una copa llena de champagne y dice
"felicidades, Varón".
Después me mira y sonríe manchada de sangre.
Yo trato de pensar en otra cosa
y me imagino paseando
en bicicleta
con el cadaver de Greta Garbo
por las calles desiertas
de Rosario.

Parte III

La luz que entra por la ventana se apoya en las partículas de polvo
que vuelan en el aire.

Todo huele a citronella.
La vara de sahumerio ahuyenta a los mosquitos
durante la noche,
pero no a las pesadillas.

-No te olvides de alimentar a los gatos,
me dice tu novia entre sueños.

Algunas mañanas
después de soñar con ella
me despierto pensando que el gato
me va a comer vivo
cuando yo menos lo espere.
Tu novia insiste
en que lo cuide
y lo alimente.

Parte IV

La noche del día en que la lluvia lo cubrió todo
subí al techo de mi casa
a ver la inundación
como seguro la ve dios.

Estando ahí arriba
escribí en mi libreta azul
que no soy nada sin la lluvia de verano
sobre el bosque virgen
y con los versos alineados
armé la figura de un árbol.
Después arranqué esa hoja y la prendí fuego.
Cuando bajó el agua
fui al jardín y la enterré en la oscuridad. Arriba puse una piedra pesada.
Y en la piedra el nombre de tu novia.

Parte V/ Final abrupto

Yo dejé que los animales anden sueltos
sin castrar.
Nada más precioso que la cruza en verano.

18.2.10


― ...pero todo gato enamorado cae en la trampa, dice el lejano Derrey.
― Estúpido felis catus domestica, pienso. Nuevemil quinientos años y todavía sigue a merced del ratón, cayendo por el tazón de leche.


no
soy nada
sin la lluvia
de verano
en
el
bosque




Sometimes they are five.
Sometimes they are three.
Sometimes they are all of them at once.


1984

17.2.10

(...)

No es necesario que me mandes, perro,
El mar se asiste solo.
Lo más mísero del pelo contraría la rueda
Pero ya sabemos tonsurar el destino.

Estoy,
Por eso peligro.
¡Todo me empuja!
En la multitud un fósforo presume
Del futuro penacho.

(...)

No me ordenes nada,
No te obedeceré, y entonces
Será horrible.

Vómito de ojos.


J.F.C.
todavía sorprende

videodrome
1983 - d. cronenberg



Death to videodrome.
Long live the new flesh!
Situación problemática:

Según el viejo Bradbury, el papel común de fibras vegetales se prende cuando alcanza los 451 grados Farenheit ̶que equivalen a 233 grados centígrados, aproximadamente .Pero para que el cuerpo humano entre en combustión y quede reducido a cenizas es necesario llevarlo a una temperatura cercana a los 1700 grados centígrados. Es decir que hay una diferencia de 1467 grados centígrados entre el punto de ignición de un cuerpo y el del otro.
La pregunta es: ¿cuántos grados Farenheir hacen falta para qué el cuerpo humano entre en combustión?

15.2.10

(...) amarga arena
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.

J.F.C.

13.2.10

foto: Marina Höxter


Qué se puede esperar de una ciudad que le da la espalda a su río.

Buenos aires crece descontrolada e imperfecta: es una ciudad superpoblada en un país desierto. Una ciudad en la que se alzan miles y miles y miles de edificios, sin ningún criterio: al lado de uno muy alto hay uno muy bajo al lado de uno racionalista hay uno irracional al lado de uno estilo francés hay otro sin ningún estilo. Probablemente estas irregularidades nos reflejan perfectamente: irregularidades estéticas y éticas. Estos edificios que se suceden sin ninguna lógica demuestran una falta total de planificación. Exactamente igual es nuestra vida: la vamos haciendo sin tener la más mínima idea de cómo queremos que nos quede. Vivimos como si estuviéramos de paso en Buenos Aires. Somos los inventores de la cultura del inquilino.

Cajas de zapatos.

Los edificios como casi todas las cosas hechas por el hombre están pensados para que nos diferenciemos unos de otros: hay un frente y un contrafrente.
Yo por mi parte estoy convencido de que las separaciones y/o divorcios, la violencia familiar, el exceso de canales de cable, la incomunicación, la falta de deseo, la abulia, la depresión, los suicidios, las neurosis, los ataques de pánico, la obesidad, las contracturas, la inseguridad, el estrés, y el sedentarismo son responsabilidad de los arquitectos y empresarios de la construcción.
De estos males, salvo el suicidio, padezco todos.


en Medianeras,
un corto de Gustavo Tratto

9.2.10



Yo estoy al derecho,
dado vuelta estás vos.

8.2.10

más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte más duro mejor más rápido más fuerte
you'r too f'ckin' blonde!

7.2.10

Ella es como el Jesucristo Redentor
de la posmodernidad.
Ya no basta con separar las aguas
o caminar sobre el mar:
ella anda en bicicleta
partiendo las olas al medio
con el océano fijo
en los ojos.
Where'd you go, psycho boy?

6.2.10

(...)

"Algunas mujeres hablan como si fueran más altas de lo que realmente son y que eso las hace personas tristes", me dijo mientras me cruzaba una mano por sobre el pecho desnudo. Después me ofreció un Camel que prendió, acercándoselo a la boca, con la brasa de su cigarrillo. Yo pité en la oscuridad lo más hondo que pude y se lo devolví.Me sentía bien: hacía calor y afuera ya no llovía.


(Este texto no me convence. Este texto me convence.)

4.2.10



(...)
Un poema escupe sangre
que brota de los dientes,
las encías y un poco mas allá,
donde nace la sed.

No sonríe
con el iris en rojo
en una fotografía.
(...)

Un poema esconde cosas:
la verdad siempre prohíbe
la elocuencia del dolor.
(...)

tx.:carlos godoy
en ft.: yukio mishima

2.2.10

" Ulises está cansado y solo piensa en volver a su casa.
Siempre hay sirenas cuando uno vuelve a casa." dijo Alberto Cánepa.


I... I thought of that old joke, y'know, the, this... this guy goes to a psychiatrist and says, "Doc, uh, my brother's crazy; he thinks he's a chicken." And, uh, the doctor says, "Well, why don't you turn him in?" The guy says, "I would, but I need the eggs."
W. A.