8.6.09

y ya nunca sé si de mañana la bufanda es negra o azul marino...

3 comentarios:

  1. Hay una lucha con eso, es cierto, los colores a veces se encargan de engañarnos y uno es muy felíz con su saco, o su bufanda, hasta que un día, a cierta hora del día, con cierta luz, con ciertos ojos que no son los nuestros, uno se entera; y mira el saco, la bufanda, la pollera, el pullover cuello en v, el saquito de botones cuadrados.. y todo cambia.

    La luz es la gran endechadora.
    Y en mi caso, mi más grande herramienta.

    ResponderEliminar
  2. "Cromofóbico o cromofílico, siempre hay algo un tanto apocalíptico envuelto en el color: algo oceánico"

    ResponderEliminar