23.5.09

Y porque cada cien o dosceintas líenas de versos tiene cosas así,
otra de Benedetti:


«(...)
hay que aprender a sentir vértigo
como si fuese sed o hambre (...)»



(o será que después de todo me pintó el morbo colectivo a la distancia. . .)

6 comentarios:

  1. "(...)
    pasos de agua sobre mis párpados,
    óyeme como quien oye llover
    (...)"

    O.P.

    ResponderEliminar
  2. Como quien sabe a tercer mundo y a canciones repetidas.
    Nostalgias, nostalgias; otro muerto.
    El próximo comment va alguno de Góngora.

    ResponderEliminar
  3. "¡Muerte a los salvajes Culteranos! ¡Viva Quevedo, carajo!" (Silencio. Se descarga una carabina. una vez más. Otra)

    ResponderEliminar
  4. ahí va:

    "(...)
    (En la rústica greña yace oculto
    El áspid del intonso prado ameno,
    Antes que del peinado jardín culto
    En el lascivo, regalado seno.)
    En lo viril desata de su vulto
    Lo más dulce el Amor de su veneno:
    Bébelo Galatea, y da otro paso,
    Por apurarle la ponzoña al vaso.
    (...)"

    ResponderEliminar
  5. y se pone mejor:

    "(...)
    No a las palomas concedió Cupido
    Juntar de sus dos picos los rubíes
    Cuando al clavel el joven atrevido
    Las dos hojas le chupa carmesíes.
    Cuantas produce Pafo, engendra Gnido,
    Negras víolas, blancos alhelíes,
    Llueven sobre el que Amor quiere que sea
    Tálamo de Acis y de Galatea.
    (...)"

    Ambos de la "Fábula de Polifemo y Galatea" por Luis de Góngora y Argote

    ResponderEliminar
  6. Aquel viejo cubierto de setas
    iba al sitio donde lloraban los negros
    mientras crujía la cuchara del rey
    y llegaban los tanques de agua podrida.

    Las rosas huían por los filos
    de las úitimas curves del aire,
    y en los montones de azafrán
    los niños machacaban pequeñas ardillas
    con un rubor de frenesí manchado.

    ResponderEliminar